Felices veinte

Desde que Norman Foster diera vida al Palacio de Congresos de València, han pasado 20 años. El recinto creado como un contenedor de volúmenes, con la misión de atraer turismo de reuniones a la ciudad, se ha consolidado como el edificio de referencia para grandes eventos en València.

El desarrollo de este concepto arquitectónico donde la versatilidad es la protagonista, ha sido tan importante como la forma de trabajar en él. Con un servicio “llave en mano”, ofrecido por un equipo de profesionales cualificados y una fuerte proyección internacional, se podría decir que el éxito de este proyecto está respaldado por la experiencia y los resultados alcanzados.

Se han tendido puentes entre lo humano y lo tecnológico, estableciéndose un proceso que cuida desde las relaciones humanas hasta la innovación, y se adapta 100% a los requerimientos del evento, más aún cuando la transformación digital amenazaba con disminuir el face to face. Sin embargo, la necesidad de reunirse sigue tan viva como hace dos décadas, pero eso sí, el modelo ha cambiado, generándose eventos híbridos que acercan al organizador todas las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías o los nuevos canales de comunicación.

Así pues, el Palacio ha evolucionado adecuándose a un estilo contemporáneo, nutriéndose continuamente de vivencias generadas por los casi dos millones de asistentes que han utilizado las instalaciones y que han traído a la ciudad: cultura, conocimiento y riqueza. La conciliación de ideas y visiones diferentes han sido claves para el progreso y la mejora continuada, reflejándose en todas las etapas su pasión por la excelencia.

Durante 2018, año del aniversario, te invitamos a recordar a través de diversas acciones que se reflejarán en la web, algunos de los momentos más significativos de su trayectoria.

Te invitamos a descubrirlo.

  • 2.700 Eventos realizados
  • 2 Millones de asistentes desde 1998
  • 1.100 Millones de € de impacto económico

 

 

Mensaje de la Presidenta

Sandra Gómez, Presidenta del Consejo de Administración

1998

Inauguración

1999

NUESTROS PRIMEROS PASOS

2000

EL CAMBIO DE SIGLO

2001

ALCANZAMOS LOS 500 EVENTOS

2002

UNA MONEDA ÚNICA EN EUROPA

2003

UN PALACIO A LA MEDIDA

2004

MÁS DE 1.000 EVENTOS REALIZADOS

2005

LA CALIDAD COMO ELEMENTO DIFERENCIADOR

El 2 de Julio de 1998 el Palacio de Congresos de València fue inaugurado por sus Majestades los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía. El edificio fue diseñado por el gran Lord Norman Foster, un arquitecto británico de primer nivel, que cuenta con galardones como el premio Pritzker y el Premio Príncipe de Asturias entre otros.

El diseño del Palacio se concibió para adaptarse a las condiciones especiales de crecimiento de la ciudad de València. Se aprovechó su identidad y se creó un edificio emblemático con tres alturas, diversos espacios y salas con una gran variedad de funciones, con el objetivo de convertir a València en referente en el sector de congresos y eventos.

La construcción del edificio constituyó un hito urbanístico en la expansión de la ciudad, favoreciendo el desarrollo de todo un núcleo de actividad empresarial y de negocios a su alrededor. Ya que en los alrededores de dicho espacio, hace veinte años, solo había solares y descampados.

Desde ese momento, el Palacio de Congresos de València ha ido creciendo y albergando diferentes congresos y eventos, posicionándose como un lugar de referencia donde compartir conocimientos y crear relaciones comerciales.

Hoy en día, el Palacio de Congresos se integra en una zona moderna y en auge de València, ofreciendo al asistente un entorno lleno de servicios de alojamiento, ocio, restauración y zonas verdes. Su vocación de servicio a València constituye una motivación que hace que el Palacio de Congresos esté en constante evolución para seguir siendo el espacio de referencia de la ciudad que está por venir.

 

 

1999 fue el pistoletazo de salida del éxito del recién inaugurado Palacio de Congresos. Muchos fueron los clientes que empezaron a confiar en dicho edificio para llevar a cabo sus eventos y congresos.

Las primeras corporaciones en hacer uso de este espacio fueron las afincadas en la propia ciudad, como Consum o ESIC, que celebraron sus primeros eventos profesionales, impulsando así las relaciones comerciales, los negocios y el networking en València.

Este mismo año el Palacio de Congresos fue galardonado con el prestigioso Premio del Royal Institute of British Architects (RIBA) convirtiendo al lugar en un punto focal para la innovación arquitectónica.

Y así fue como el Palacio de Congresos se inició en esta andadura, convirtiéndose hoy en día en uno de los referentes de la economía en la ciudad. Haciendo de València, una València mejor.

 

El año 2000 fue un año de cambios y modernización tanto para la ciudad de València como para el Palacio de Congresos. Los nuevos eventos de carácter internacional, la construcción de infraestructuras y la edificación de nuevos barrios permitieron que València y el Palacio siguieran creciendo.

El cambio de siglo supuso que la ciudad continuara su dinámica de ascenso y modernización, sobre todo en la zona noroeste de la ciudad; la avenida de las Cortes Valencianas, una nueva zona de edificios de más de 20 metros de altura y la presentación del boceto de la escultura de la Dama Ibérica de Manolo Valdés, junto al ya conocido Palacio de Congresos, hizo que esta zona se revalorizara y se convirtiera en estandarte de la nueva València, haciendo de ésta, una ciudad más innovadora y funcional.

La programación del Palacio de Congresos iba incrementándose y su agenda era cada vez más apretada. Este año se llevaron a cabo multitud de actividades, congresos y eventos, como el VII Congreso Mundial de Cunicultura, o el XXVIII Congreso Nacional de Dermatología y Venereología o el Foro Mundial de Mujeres contra la Violencia (donde participaron mil mujeres de más de cien países para la igualdad y libertad de la mujer).

El Palacio de Congresos seguía creciendo y comenzaba a internacionalizarse, impulsando las relaciones comerciales a través de eventos cada vez más profesionales, versátiles y eficientes.

 

 

 

 

Tras unos años, el gran esfuerzo y el trabajo duro comenzaron a dar sus frutos con el amanecer del nuevo siglo. En 2001, la Federación Española de Empresas Organizadoras Profesionales de Congresos otorgó al Palacio de Congresos de València el Premio al Mejor Palacio de Congresos de España, por la calidad en el servicio y la dotación de sus instalaciones.

 

La actividad fue afianzándose intensamente, llegando en este año a los 500 eventos realizados y consiguiendo reunir la confianza de un gran número de empresas locales, nacionales e internacionales, que celebrarían eventos tan importantes como la Asamblea Mundial del Banco Africano para el Desarrollo, que por primera vez en su historia tuvo lugar fuera del continente africano, el VII Congreso Nacional de Oncología Médica o el VI Congreso Nacional del SIDA.

 

Así, mientras clientes ya conocidos convertían en tradición el uso de las instalaciones para sus tradicionales eventos, otros muchos fueron descubriendo todo lo que el Palacio de Congresos de València era capaz de ofrecer.

 

En cuanto a las herramientas de comunicación, en este ejercicio se renovó por primera vez la web corporativa  incluyendo como novedad un recorrido virtual a las instalaciones. Asistimos también al nacimiento de la revista PALCO, la revista cultural y de actualidad del Palacio que acercaba los temas de interés para la sociedad de este nuevo milenio, con los personajes de mayor actualidad y paseos por el arte y la cultura. Posteriormente esta publicación cambiaría a formato digital, renombrándose como ePalco.

2002 fue un año histórico, y es que la introducción del euro supuso un hito trascendente en Europa. El 1 de enero de ese año se puso en circulación la nueva moneda en doce países, y el 1 de marzo se instauró como moneda única en toda la zona euro, suponiendo el cambio de moneda más importante de la historia.

Este mismo año la revista “PALCO”, nacida un año antes y editada y distribuida por el propio Palacio de Congresos consiguió el tercer premio en la categoría de “elementos promocionales” de la revista alemana EVENTS, una de las más prestigiosas y relevantes del sector a nivel mundial.

En cuanto a la actividad del recinto, fue un año en el que se realizaron eventos de gran notoriedad. Ejemplo de ello fueron la Conferencia de Ministros y Secretarios de Estado de la Seguridad Social, el I Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas, el VI Congreso de la Sociedad Española de Contracepción o el Encuentro Mundial de las Artes, que contó con la presencia de más de doscientos filósofos, cineastas, artistas, músicos y escritores de todo el mundo.

En 2003 el Palacio de Congresos de València ya acumulaba más de 500 eventos a sus espaldas. A partir de este año, se pone en marcha una innovadora estrategia de diferenciación: el servicio “llave en mano”, mediante el cual el Palacio de Congresos pasa de ser un espacio donde albergar reuniones, a convertirse en un completo productor de eventos, descargando de esta tarea al cliente si así lo prefería. Todo ello consolidó su liderazgo, encabezando el ranking de palacios en cuanto al número de congresos en el ámbito nacional, año tras año.

 

El entorno de la ciudad y sus comunicaciones evolucionaban a gran velocidad, lo que permitió albergar congresos internacionales de la talla del European Stroke Conference, la Conferencia Internacional sobre la Infancia Afectada por Conflictos Armados, donde participaron expertos en la materia de más de veinte países, o el primer Congreso Internacional sobre la Mujer y la Discapacidad, acogiendo a más de mil asistentes de los cuales casi trescientas eran personas de movilidad reducida. Gracias a las infraestructuras disponibles en el Palacio de Congresos de València se pudo afrontar con gran éxito este reto, demostrando ser una sede totalmente adaptable a las necesidades de cualquier cliente.

 

 

Después de siete años de actividad, el Palacio de Congresos de València seguía ganando notoriedad nacional e internacional, generando un impacto económico para la ciudad de 215 millones de euros gracias a los más de 1.000 eventos llevados a cabo y las 600.000 visitas recibidas. El edificio comienza a ver crecer la planta hotelera a su alrededor y el posicionamiento congresual de València mejora ostensiblemente, aumentando en más del doble las reuniones internacionales que albergaba en 1998, año de la inauguración del Palacio, según las estadísticas de la Asociación Internacional de Congresos y Convenciones.

En 2004, gracias al desempeño del Palacio y la adopción de un enfoque de gestión basado en la mejora continua,  se consolida con éxito la implantación del Sistema Integrado de Gestión de Calidad y Medioambiente, avalado con la obtención de las certificaciones ISO 9001 e ISO 14001, y siendo el primer centro de congresos español en conseguirlo. Pero eso no fue todo, además ese mismo año el Instituto para la Calidad Turística Española concedió al Palacio de Congresos de València el distintivo “Q” de Calidad Turística por la calidad en su servicio, la seguridad en sus instalaciones y la profesionalidad de su equipo humano.

Ese año se realizaron eventos de gran calado como fueron el V Congreso Nacional de la Federación de Sociedades Oncológicas, X Congreso de la ESRA (European Society of Regional Anaesthesia & Pain Therapy), XV Congreso de la Sociedad Española de Transfusión Sanguínea o el II Congreso Internacional de Directivos (CEDE), en el que notables personalidades del panorama económico mundial analizaron el impacto de la ampliación de la Unión Europea desde una perspectiva empresarial, social y ética. En el ámbito corporativo, 2004 también acogió diversas convenciones de importantes empresas a nivel nacional e internacional, como L’Oreal, BMW o Iberdrola.

El año 2005 fue uno de los grandes años para el Palacio de Congresos de València. Este ejercicio marcó el comienzo de una nueva etapa en la que se consolidaba la implantación de los sistemas de calidad, basados en la mejora continua en todos sus procesos.

El edificio mantenía su posición de liderazgo, diferenciándose de la competencia gracias a un equipo humano cercano, capaz de generar complicidad con el cliente y ofertar junto a la versatilidad del espacio, un servicio integral, capaz de producir el evento en su totalidad.

Por otro lado, el destacado crecimiento de la ciudad, generaba nuevas oportunidades para la captación de eventos. El desarrollo de la planta hotelera en las inmediaciones del recinto, repercutió inmediatamente en su actividad, principalmente en la internacional, ya que el número de eventos creció ese año un 30% respecto al anterior, duplicando el número de congresos internacionales. Algunos de los grandes eventos internacionales que se realizaron fueron el 23rd Annual Meeting of the European Society for Paediatric Infectious Diseases (ESPID), el V Congreso Internacional en la Calidad del Aire Urbano, el 5th International Symposium on Lysosomal Storage Diseases o la VI Cumbre Empresarial Euromediterránea; y en el ámbito español, el XXXVIII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). Complementando la actividad congresual, el recinto acogió numerosas reuniones empresariales, organizadas por grandes marcas, (Heineken, Toyota, Telefónica, …), e incluso fue el escenario de rodajes, como el del anuncio de la lotería de Navidad de ese año.