• 21/07/2020

Carrusel de emociones. ¡Estoy vivo!

Congresos

Es una iniciativa creada por profesionales de la industria MICE

Pluma en mano y con las emociones a flor de piel. En marzo de este año, en pleno estado de alarma decretado por el Gobierno, recibimos una invitación muy especial. Y no nos lo pensamos. ¡Era el momento! Queríamos participar en ‘Los mejores eventos de nuestra vida, un libro virtual co-creado por cerca de cincuenta profesionales de España y Latinoamérica de la industria MICE durante los meses del confinamiento, cuya iniciativa partió del Event Management Institute.

Teníamos una necesidad imperiosa de que afloraran los sentimientos del momento y conectarlos con los de uno de los mejores eventos de nuestra historia, que jamás olvidaremos  por todo lo que vivimos a nivel emocional en el Palacio de Congresos de València durante su celebración.. Por este motivo, decidimos escribir sobre el I Congreso Autonómico de Personas con Cáncer y Familiares de la Asociación Española Contra el Cáncer, que organizó la Asociación Española Contra el Cáncer en febrero de 2019 y que nuestro edificio acogió de forma solidaria.   

Y el resultado fue el relato ‘Carrusel de emociones. ¡Estoy vivo!’ Te invitamos a leerlo y disfrutarlo tanto como lo hicimos nosotros mientras lo escribimos: 

‘Una fría mañana de invierno que pronto se vuelve cálida. El sol de primera hora acaricia las paredes. Las emociones harán el resto. Miradas de complicidad que no solo se cruzan, se buscan a cada paso, en cada momento. Miradas de esperanza, resiliencia y paciencia infinita, de ilusión por una nueva etapa. Casi mil personas. Únicas por ser quienes son. Cada una con su historia. Historias que arrastran como losas y que han hecho cambiar sus vidas. Otras, más llevaderas. Según se mire. Todas con ganas de ser compartidas y en las que no cabe el estigma. El diálogo reina cada minuto y el lado más humano del equipo del Palacio de Congresos de Valencia brota. Se desborda. Engranaje emocional. Pacientes y familiares del I Congreso Autonómico de Personas con Cáncer y Familiares de la Asociación Española Contra el Cáncer, a los que les une todo. Un abrazo. Muchos. 

Y nuestro edificio cambió para siempre. Un año después, las emociones todavía están ahí’