• 06/03/2020

Comunicado del Palacio de Congresos de València

Corporativo

En relación con el brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), y tal como indican la organización Mundial de la Salud y la Organización Mundial del Turismo (OMT), la situación actual que estamos viviendo debe asentarse en la coordinación y la responsabilidad.

España continúa siendo un destino seguro para viajes, reuniones y eventos. El Ministerio de Salud y el Consejo Interterritorial del Sistema de Salud (CISNS) están monitorizando activamente el brote actual de COVID.19 y colaborando con la OMS y otros socios internacionales.

El Palacio de Congresos de València está trabajando para asegurar la vigencia y actualización de todas las políticas y procedimientos que ayuden a garantizar la salud y la seguridad de los asistentes a eventos y de los equipos involucrados en el desarrollo de los mismos.

En este sentido, hemos puesto en marcha las siguientes medidas:

  • Existen procedimientos que contemplan entre otras las siguientes medidas:
    • Incremento del personal de limpieza, reforzando la misma en todo el edificio. Especialmente en mostradores, pantallas táctiles, bancadas, sanitarios y zonas de paso (barandillas, puertas, tiradores, …).
    • Instalación de dispensadores de gel antibacteriano en todo el Palacio (recepción, área de exposición, baños, escaleras, …) para que todos los asistentes puedan acceder a su uso.
    • Selección de un detergente desinfectante antibacteriano específico para la limpieza y desinfección de cualquier superficie.
  • Previsión de zona de aislamiento para asistentes que presenten síntomas, mientras se espera la llegada de los servicios externos de ayuda sanitaria.
  • Creación de un grupo especial de trabajo disponible para estudiar cualquier medida de apoyo adicional de acuerdo con las necesidades de cada evento.

Queremos transmitir que nuestro recinto actúa y actuará con profesionalidad, siempre en coordinación y bajo las instrucciones que marquen las Autoridades Sanitarias. Nuestra prioridad es asegurar el bienestar de las personas y es nuestra responsabilidad actuar con sentido común y buen juicio. Debemos mostrar confianza en el Sistema de Salud Pública y seguir, mientras no cambien sus recomendaciones, manteniendo nuestras actividades.